Tuya

Soy un leve parpadeo 
entre dos eternidades,
danzan tus pupilas
al ritmo de mis latidos,
ellas son mis delatoras
confiesan ¡cuanto me amas!

Amor de pequeños detalles
color hermoso del mar de tu mirar,
 me incitas a volar  piel con piel
y seduces todo mi ser
al susurrarme: "siempre te querré"

Tus gitanos deseos buscan mis labios
mi silencio estimula tus fantasías,
viajo suavemente por tus venas
recorriendo el camino de tus penas,
nos pertenecemos en el trágico momento
de nuestras verdades pasajeras.

Parpadeas y despiertas
fui tuya por un instante
en el sueño eterno de la abulia cotidiana,
¿qué importa que no me tengas a tu lado?
si...tú...  ¡siempre me vas a querer!


Valeria Valoska
Domingo 24 Febrero, 2002
(11 p.m.)