"Susurren mis duendes"

           


 

Deseo que mis duendes regresen

y vuelvan a susurrarme a los oídos...

¡varitas mágicas vengan a mi rescate!

           

Fantasía retorna a mi mente,

destierra por siempre a la fría razón,

ella trae monstruos horribles a mi corazón.

           

Imaginación sé que estás dormida

aunque sigas conectada con mi mente,

reencuentra a la niña creatividad

para girar en el carrusel de mis versos.

           

Esperanza amiga mía no huyas,

mis sueños vendrán a rescatarte...

te llevarán al reino hermoso de la risa

donde no existen las prisas ni el tedio.

           

Mis ideas son las obreras reconstructoras

del castillo de mi estado de ánimo,

la bruja Morgana de mi apatía empieza a danzar

 con Merlín el hermoso vals de la inspiración.

           

Así es como vuelvo a jugar 

con mis amadas palabras,

hallé la lámpara maravillosa de mi interior...

y agradezco al genio que me concedió mi deseo.

¡Por fin acaban de susurrarme los duendes!

Valeria Valoska 

 (Enero, 1999)