"Soy tuya aunque tú no estés conmigo"

Te quise desde el primer instante en que te vi,

al oír tu nombre una campanita sonó en mi mente...

tu voz a mi corazón agitó...

mi alma en la tuya se reflejó de inmediato,

 el amor en nosotros felizmente se reencontró.

Dices que solo nací para amarte

viví en soledad toda una eternidad esperándote,

 tu cabalgaste mil batallas de amor buscándome;

un lazo karmico y mágico nos ata

tu  presencia y cariño son mi elección preferida,

eres los suaves rayos de sol

 abrazándome con su amor cada mañana.

Hoy un gran dolor te embarga y nubla tu razón,

desearía parar algunos  días de esta efímera vida

y ser la sabia diosa Atenea para retroceder el tiempo.

¿Lo ves mi vida ? aquí del otro lado del mundo...

¡¡¡soy tuya aunque tú no estés conmigo!!!

al releer lo que escribo

percibo que es paz lo que te quiero otorgar,

y ... tu mi vida... dime ... ¿cómo estás hoy?

¿me guardas en un rinconcito de tu corazón? 

Marzo 3, 2001

Valeria Valoska