Somos

 

 


Somos los viajeros que se cruzan

en la travesía cósmica de sus vidas,

dos estrellas de luz danzando un vals

con el vasto y maravilloso universo.




Tú eres lo dulce y lo agrio

de las frutas del árbol de mi vida,

yo soy única para ti...

como fresca brisa en tu desierto emocional.




Tú y yo poseemos un poder infinito de elección,

detuvimos el tiempo trascendiendo espacios...

para encontrarnos, conocernos y reconocernos;

somos el dulce bocado de la eternidad.
 




Nuestras mentes vibran con la misma intensidad

nos percibirnos a través de los sentidos,

surcamos cielos, mares y montañas

imitando sus ondulantes movimientos.



Somos los amantes que se buscarán siempre,

lo nuestro seguirá a través de las eras...

 tú y yo somos vida en éste poema

que mi alma le dedica a tu corazón con amor.

 


Valeria Valoska
Miami, enero 22, 1999 en la madrugada