"Sin Rumbo"

      

Una tormentosa tarde las olas embravecidas del mar

golpeaban con furia la playa de nuestras vidas;

el cadáver de nuestro amor vagaba sin rumbo,

el espectro subió a la roca más alta 

y se lanzó al vacío...

 ¡ambos temblamos de frío!

los elementos se confabularon 

y sentimos hielo en el corazón.

¡Nos había devorado el olvido!

 

Una extraña sensación se apoderó de los dos

¿éramos un sueño o la realidad del cruel momento?

                         parecíamos dos fantasmas en la arena,

vagaban los cuerpos y divagaban las mentes.

 

El hielo de mi corazón empezó a derretirse

fluía en lágrimas por mis ojos;

te acercaste, las saboreaste 

y bebiste mi llanto

como cuando ¡nos queríamos tanto!


Valeria Valoska
Viernes 11 Enero, 2002
  (10 p.m.)