Mamá el día de su boda a los 19 años.

"Sencillamente mi madre"



Fue una mañana de mayo del 56 cuando por fin la vi,

por nueve meses la sentí,

la patee y hasta ¡la asuste!

está llorando de emoción

a pesar del dolor que le cause al nacer,

sus ojos me miran

como si yo fuera una maravilla,

sus tiernas manos me abrigan

¡me dicen cuanto soñó mamá con este día!

 

Su aroma es delicioso

su voz me arrulla y me siento protegida,

¡te quiero mamá! deseo decirlo

pero... ¡solo moví las manos y los pies!

hay otros que también me miran, tocan y lloran

mamá suavemente me dice él es tu padre y ella tu abuela,

me besa y me duermo feliz entre sus brazos.

   

De su amor me alimenté y sana me crió;

pasaron los años y mamá formó

de mis hermanos ella y yo un ¡clan perfecto! 

unidos en juegos, desvelando misterios,

compartiendo alegrías y secretos.

Mi madre nos apoya en todo...

 ante la adversidad como una leona nos defiende,

las enseñanzas las brinda con su ejemplo

pone siempre a la verdad por delante,

la bondad del corazón y la buena educación.

 

A Dios agradece por sus bendiciones

jamás nada ajeno quiso, ni envidió,

nos inculcó a creer en nosotros

como en la buena voluntad de los demás.

 

Mi madre es ¡tan fuerte y tan bella!

una eterna aprendiz de la vida,

siempre ha sido es y será nuestro orgullo,

irradia una luz que a todos ilumina.

 

Sencillamente mi madre es una gran maestra

“estricta y amorosa” “ justa y correcta”,

a todos nos ha hecho sentirnos queridos.

 

Gracias a mi mamama querida

tengo una madre ejemplar a la que amo 

y gracias a mi madre

    les doy lo mejor de mi vida a mis hijos.

¡ A mamá con todo mi amor!

Valeria Valoska

Abril 17, 2001