"Seductora Agonía"



Pálido reflejo de tu querer
recuerdo incisivo del presente
en ausencia del terco olvido;
el vacío musita tu lejana melodía 
pero prefiero mantenerte dormido
en el paraíso de mi mente.

El aroma de tu locura 
es la llave de mis secretos;
 abres la puerta de los sueños
en este instante mi corazón por ti late...
aunque te quiero fiel a la tumba de nuestro silencio.

No prolongues esta seductora agonía
deja de ansiar el agua de mi vida;
el dolor delira todavía en contiendas
y al abrir los ojos seré la de siempre...

Esa que sientes con el alma 
y llamas con tu verbo desde la distancia,
aunque nunca dormiré en tu cama
todavía conservo en mi cuerpo 
el agridulce sabor de tu amor.

Valeria Valoska
Lunes Diciembre 23, 2002
(4.14 a.m.)