" Poema de la mentira"


El silencio de la tarde
 paró de golpe el reloj de los sueños,
 sus crueles palabras deshacen meses compartidos
 asesinó mi admiración y está agonizando nuestra relación.


La mentira es la enfermedad terminal
mentiras oxidadas y díficil de perdonar,
ellas se repiten como eco de campanas en mi mente
revientan cual olas bravas en mi alma y ¡duelen!
entierro uno por uno estos desesperantes momentos.

Cuando el día esté en su ocaso
dejaré de ser la protagonista 
de un amor ingrato del pasado,
recorreré senderos no explorados 
sola caminaré sin dejar huellas en mi andar;
ya nada le creo, támpoco nada de él espero,
el desierto frío de sus palabras
han congelado mis sentimientos;
guardaré mi amistad y amor
en la caja segura de la indiferencia.

Meteré nuestros planes en el baúl del olvido,
mi corazón acaba de recitarle el último verso...
 ¡con nostalgia siento su deceso!

Mayo 9, 2001

Valeria Valoska