"No hay nada más saludable que besar"

Mis momentos de alegría tienen muchas vías

 pero ninguna dirección concisa,

 atravieso una conflictiva etapa conmigo misma,

mis sueños siguen discutiendo con Morfeo

 y los cuestionamientos de mi mente me agotan;

   el intimismo poético se esconde

 tras las banalidades cotidianas de mi presente.

 

Comprando cachivaches para mi próximo viaje 

     me alejo del reino de las bellas artes

 y besando al hombre que amo retomo el camino...

 con él siento que vivir ¡vale un Perú!

no hay nada más saludable que besar,

es un instante perfecto y atemporal

como un dulce bocado de eternidad.

Valeria Valoska

Gijón, lunes 20 de mayo, 2007