Migajas del Pasado

Regresas con la espuma de las olas

pero el agua sigue siendo turbia,

golpeas con fuerza el acantilado de antaño...

queriendo recoger tus erráticas huellas,

finges morir de ilusión por verme...

solo juegas, me mides y ¡cínicamente te ríes!

 

Tus buenos deseos se esfumarán 

con el humo de tu cigarrillo,

combates a los que me rodean sin razón,

son los lamentos de tu corazón...

¡intoxicado de dolor de tus propios errores!

 

Caes siempre en la misma trampa...

 revistiendo de palabras estrambóticas

tus confusos y atormentados sentimientos,

toda expresión debe fluir del interior de tu ser...

palabras sencillas con ellas se puede volar

y llegar ¡al cielo y al amor!

¡sigues siendo el mismo farsante al mirarte a los ojos!

 

 

¡No basta el deseo, no sirve el recuerdo!

son solo migajas de un lejano pasado,

ya nada encenderá el fuego de aquella relación...

¡todo pasó a ser parte de la eternidad!

ansío escuchar melodías nuevas,

sin falsas promesas, ni histéricos lamentos

disfrazados de un tardío arrepentimiento.

 

¡Tu luz ya no es mi faro lo sabías de antemano!

nada tuyo guardo, recuerdo ni extraño,

¡no llores como una gaviota malherida!

te embriagaste de rencor jugando con mi dolor.

   

 

El amor no se compra ni se vende,

nace, crece y a veces... muere...

los dos perdimos la partida hiriéndonos sin sentido...

¡Hoy me cura el silencio que engendra olvidos!

 

Valeria Valoska

Miami, abril 6, 2001