La mitad perdida

Las hermosas palmeras del jardín protegen el castillo de mis sueños
 fluyen con el viento como yo con los anhelos de mi corazón;
ellas son mis mágicas centinelas cuando despierto
y mi última visión antes de navegar estrellas para dormirme.

Mis bellas palmeras bailan al compás de las tormentas de Miami,
las dos hemos creado una especie de acuerdo...
si sus rayos alumbran el oscuro cielo...
es la música de fondo que acompaña las coplas de mi tristeza;
con el redoble de truenos y los enérgicos relámpagos
reaparece mi rebelión interior y creo protestas en prosa.

                        

Más allá de la piscina o el yacuzzi que diviso desde mi ventana;
hay una luz indefinible que me atrae y me hipnotiza...
hasta siento que me llama desde el firmamento,
A esa luz la bauticé:

"El resplandor de mi otra mitad"
     
Es la mitad perdida que aún no encontré en ésta vida,
cuando la tuve conmigo en otros universos...
un siglo parecía un instante... 
y un minuto podía convertirse en una eternidad de soledad al separarnos.

Nuevamente presiento a mi llama gemela
    tal vez la necesito... 
¡sé que mi otra mitad está buscándome en todas las dimensiones!



Valeria Valoska
Miami Florida 3,45 pm
Agosto 30, 2001


PLATON dijo: "La felicidad consiste en encontrar la mitad perdida de nosotros mismos"