"La dieta del corazón"

Corazón hambriento y sediento
buscas fortalecer tus latidos,
¿con cuántas penas amorosas estas cargando?

Ponte el abrigo del olvido
despeja el cielo del pasado y perdona
todo lo que te hizo llorar sin motivo.

Piensa corazón que lates triste...
ante tanta indiferencia...

¡perdonar... es el único remedio!

Corazón contento y satisfecho
ahora vibras melodioso
cantas canciones alegres,
palpitas feliz al ritmo del universo
con total armonía y sintonía.

Venas de azules sueños
verdes venas de esperanzas eternas,
la dieta del corazón ha regulado tu alma
¡para entonar tu vida con la melodía del amor!

Valeria Valoska
Miami, enero 19 de 1,999

   * E-mail *          * entrada *       * indice1 *        * indice2*