"Deseándonos"

Si te llamo desde el silencio
me miras de reojo
y despiertas mis sentidos
con la rica energía de tus ojos. 

Cuando tu mirada me navega
alteras sin medida
la sangre en mis venas,
las mariposas del deseo
descontrolan mi cuerpo.

Te reto a descifrar
este loco sentimiento
no te quiero conmigo
y sin ti siento que no vivo!

Tu y yo somos uno
lo sé desde la primera vez
que te sentí al verte;
 fingimos ignorarnos
y presos de amor nos herimos 
para reconciliarnos siempre como niños.

El ingenuo fuego de mi seducción
incendió la tierra de tu pasión
una noche danzamos el cielo 
rozando nuestros labios,
con solo dos besos 
evaporamos tantos miedos
y desde entonces vivimos deseándonos.

Valeria Valoska
Miércoles Julio 23, 2003
(7.15 p.m.)