"Danza de fuego de tu ego"

No existe un tu y yo
menos aún habrá un nosotros,

solo la maravillosa energía 
a la que a veces nos abrazamos
para danzar muy enamorados.

En el sendero de las noches
vas y vienes entre tanta gente,
deseándome con voracidad
o errando con palabras;
me invitas a beber el vino de tu amor
aunque tu eres uva de otra cosecha.

Anoche me embriagué
con tus ardientes miradas,
partí errante y asustada
para perderme en el laberinto 
de mis razonamientos;
asesinando sin compasión
la esencia de esta pasión.

Entra primero en mi interior
con esa sutil astucia
con la que me volviste adicta a tu voz,
déjate de andar a ciegas
robándome besos con tu boca loca.

Lee de mis ojos 
lo que aún no escribo por ti,
dancemos al borde del abismo,
no dejes que tu ego nos aleje de nuevo,
mantengamos el horno encendido
sin quemar nuestros sentimientos.



Valeria Valoska
Jueves Marzo 27, 2003
(12.50 p.m.)