Cuerdas Rotas


Amor que aún vibras 
al ritmo de mi poesía,
alma sin pudor
de mi lira prohibida.
..

 eres hiel de mis días
y el dulce chocolate 
de mis noches de insomnio,
danzas con el arpa
de las ilusiones rotas.


Labriego de mi mente
 que araste mis sueños

y partiste en mil pedazos
el molde perfecto 
de nuestros cuerpos,
llenaste de espinas
el suave lecho 
de nuestras vidas.


Valeria Valoska

Miércoles 7 Agosto,2002
(3.45 p.m.)