"Cuando las palabras sonríen"



Mientras llenaba mi carrito
de compras en Publix...
mi mente se recitó a sí misma,
la creatividad llega así inesperadamente.

Las ganas de escribir me vencen
igual que gana la fe
a los que se dicen ateos
y luego rezan en silencio.

La mano de mi corazón...
abre el telón a este lindo día,
uso esta alegría depresiva
para llegar al fondo de mi misma.

Son instantes inolvidables,
cuando las palabras...
¡se atreven a rasgar el papel!
desenmarañando mi caos vital.

Escribiendo siento un calorcito
que llena mi alma de gozo,
es como si las palabras
fueran el espejo de la alegría,
ellas me sonríen en cada verso...
¡escribir es como revivir para mi!



Valeria Valoska
Miami, lunes 30 junio, 2014.