"Cerré la Puerta..."


 Con latigos de palabras,
y ofensas calculadas,
asesinando mis sueños,
atacas de improviso como la tempestad,
egocéntrico, impreciso ¡siempre destruyendo!
creas un vacío eterno en el mar de mi silencio.

Paseas la playa de mi insomnio
¡falso cantor del amor!
exhausto de caricias vanas
en el escenario de tus penas,
me evocas de madrugada...
¡insensato ya no beberás mis secretos!

El fantasma de la duda
vivirá en tu corazón de papel,
no encontrás jamás la salida...
esta vez cerré la puerta para siempre!

Valeria Valoska
Miami, Mayo 22, 2002

(5.05 a.m.)