"Carnaval de sensaciones"


 

Abro la puerta del horizonte de mis sensaciones,
sacudo uno por uno los continentes dormidos de mi pasado,
el sol me mima a través del cristal de la cafetería
y mis letras avivan el rescoldo de sueños congelados
mientras mis labios saborean un croissant vegetal.

El humeante y espumoso café con leche es la llave mágica
que abre el cofre de tesoros de mi memoria,
la evocación danza atrevida alrededor de la mesa
y una vez más triunfa mi deseo de escribir
ante la herrumbre del silencio creativo...
 es cuando mi propia vida se abalanza sobre mí.



Entre los personajes carnavalescos de mis recuerdos
aparece sigilosamente una hermosa sonrisa...
el diafragma de mi alma se ensancha al recordarte
le quita el disfraz a mis sentimientos añorando tus besos.

¡maldigo por siempre el travestismo emocional al que te sometí!

Esta es mi forma de remar contra la tempestad de la realidad,
cuando lo nuevo aún no llega y lo viejo sigue muy vivo...

¡Escribir un poema es la única manera de crear instantes sagrados!

Se emborracha mi corazón con la dopamina de estos versos
el latido de tu ser sigue transitando las vías de mi vida,
contigo me sentía deseada, eternamente amada...
sueño imposible pero muy humano...
que mi mano siempre plasma a través del vaivén de los años.


Valeria Valoska


Gijón, 24 febrero, 2009
(2.40 p.m.)