Este es el segundo inmediato
a una emocionante sensación,
es el minuto ideal de escribir
lo que experimenta mi ser;
 es la hora perfecta de la vida
para manifestar mágicas verdades soñadas.

Yo soy la que yo soy...
una soñadora compulsiva con los pies en la tierra;
renazco de mis múltiples muertes
bailando contenta con el ritmo de la vida,
soy la eterna niña que sueña ingenuas utopías.

Mi corazón entona el vals de la alegría
cuando mis pupilas observan la imagen
que refleja el espejo de los tiempos;
soy la que soy, hoy una mujer, solo un añejo ser...
con la energía del cielo impregnada en la piel.

Acaricio la imagen del espejo con mis ojos,
sabiamente mis células le entregan a mi alma 
el secreto de la vida encerrado en una amorosa sonrisa...

¡Y o soy la que yo soy!



"Valeria Valoska"

10-11-2009
4.41 p. m.