Serenidad 



Retomo las huellas de mi vida... 
vuelvo a esos días de afectos sinceros,
 tiempos en que los "te quiero" no usaban disfraces 
y construía castillos de arena en la playa felicidad.

   

¡Deseo respirar la brisa del mar!
dormir tranquila con el dulce hasta mañana de mamá, 
soñar con las aventuras del nuevo día...
descubriendo tesoros escondidos en las doradas arenas.

 

Serenidad... ¡por favor abrázame una vez más!
necesito dejar la apatía de lado... 
cantar y bailar como antaño. 

No quiero invasoras olas de recuerdos 
ni deseo ahogarme en el mar de mis lágrimas, 
construiré nuevos sueños en un eterno presente.

¡Es la única forma de recuperar mi paz interior! 

Querida vida nunca dejas de sorprenderme, 
cuando escribía para olvidar el amor se acordó de mí...
Y.. la serenidad entro suavemente por la puerta de mi alma.


Valeria Valoska

Viernes,Set.21 del 2001

(11.50 p.m.)