Reencuentro con el teclado

 

 Es miedo, falta de valor o...tan solo
 ¿llora aun mi corazón?
no hallo a mis duendes de la inspiración,
llevo más de un año vagando de un pais a otro
ahogando versos en el mar de mi silencio, 
parece que ¡duele sacar a flote tantos sentimientos! 

Se que aún existe la escritora en mi interior,
hoy vivo un sereno amor de pareja
pero echo de menos a la soñadora,
la que si sufría se embriagaba con letras,
¿cumpliré por fin "la promesa" hecha a mi padre? 
me duele mucho sentirme asi de cobarde
ante el ser que aparte de amarme incondicionalmente
me transmitió su eterna magia de vivir.



Me tiemblan los dedos al escribir
parece que transcurrió una eternidad
désde la última vez que la pantalla me oyó y consoló,
 añoro esa especie de  ansiedad que crea
la carrera entre mis  pensamientos y mis manos  
ellas deben atraparlos en el teclado
¿antes de que se esfumen nuevamente en el espacio!


Gijon, Octubre 19, 2004

( 5.35 p.m.)

Valeria Valoska