DELIRIO

Eres mi delirio
y leyenda personal,
mi unicornio rosa
y mi rosa color azul.


¡Te siento tanto! 
cuando duele el alma...
solo tu eres la melodía 
que hace latir a mi corazón.


Viajo por el tiempo
recordando bellos hechos,
pero más los deshechos 
del orgullo traidor.


Nuestras vidas siempre danzan 
   alrededor de la hoguera del amor,
las reales, las soñadas
 y las de épocas pasadas.


    Flotan en el aire 
 momentos especiales,
nostalgias encerradas
 en silencios sugerentes.


No puedo dormir,
¡tengo hambre de ti!
quiero masticar sueños,
volar contigo y surcar 
el cielo eterno del cariño.


El viento de mi verdad
te susurra suavemente...
¡que no estás delirando!
estoy adherida a tus sentidos.


  Valeria Valoska
Septiembre 4, 2001
(10.41 p.m.)