Cómo pude quererte tanto?

 

Aún percibo el  amargo sabor que me dejó tu boca,

sangra hoy mi sinceridad

mientras el olvido te va devorando,

¡asume ante mi tu derrota!

“ya no queda nada entre tú y yo”

 

Te quise con vehemencia,

ardí en la hoguera de tus desvaríos

y... ¡temblé de frío!

no hay más ríos de alegría que surcar,

ni mis sentimientos están condenados a perpetuidad.

¡Nunca más beberás de mi fuente!

 

Escribo en globos de viento

con el lápiz de mi desaliento,

tus falsos lamentos son solo tinta para mis versos...

 Sigo preguntándome... ¿cómo pude quererte tanto?



Valeria valoska
Miami Fl, sábado Set.
29, 2001
(9.46 p.m.)